MIMI®-flapless - Método de Implantación Mínimamente Invasivo

El Método de Implantación Mínimamente Invasivo, que preserva el periostio y que es nuestro método preferido, MIMI®, no contradice el método clásico de implantación (MCI), sino que es un complemento óptimo, similar a la endoscopia y a la cirugía por laparoscopia que revolucionó la medicina interna. Hay que tener en cuenta que un buen cirujano puede operar de manera no invasiva. Y un buen especialista MIMI®-Flapless también puede colocar implantes de la manera clásica y convencional, incluyendo la reconstrucción ósea con ayuda de procesos aumentativos. Con los productos Champions® por supuesto que también se puede trabajar de la manera más clásica y convencional realizando incisiones estándar. No obstante, se deberían evitar desprendimientos extensos del mucoperiostio porque como es sabido, independientemente del sistema, no se puede garantizar una óptima nutrición periimplantaria en el caso de producirse daños iatrogénicos. Champions-Implants se enorgullece de ser uno de los pocos sistemas con los que se puede operar según el método MIMI®, tanto para una como para dos piezas. Un argumento importante a su favor se encuentra en el diseño de la fresa (producidas siguiendo nuestras instrucciones por una empresa muy conocida de la ciudad alemana de Lemgo), pues con las fresas cónicas triangulares se puede retirar hueso y «compactarlo lateralmente» al mismo tiempo. El triunfo de MIMI®-Flapless sigue creciendo exponencialmente desde hace más de 10 años gracias al creador de los Champions®, el Dr. Armin Nedjat, y atrae a cada vez más profesionales de todo el mundo (EE. UU., Europa, Asia).

¿Desde cuándo se utiliza MIMI®?

MIMI®-Flapless existe desde hace más de 30 años. Lo determinante de este tipo de método, extremadamente inocuo para el paciente, es decir, la cirugía por laparoscopia, es que el diámetro de la perforación final es algo más estrecho que el propio implante, pues la perforación se efectúa al inicio con fresas triangulares y no con fresas cilíndricas. Las antiguas tesis, como la llamada tesis de «curación del tejido conjuntivo» de los implantes por una posible «curación insuficiente de las células de la mucosa bucal» en la pequeña cavidad ósea o la llamada tesis de «necrosis de las células óseas debido a una compresión ósea» han sido refutadas durante los últimos años de manera contundente. Las perforaciones y la implantación misma se pueden efectuar a menudo incluso de forma exclusivamente transgingival, es decir, a través de la mucosa bucal. La «extracción dental» es por lo general una intervención más desagradable que la colocación de un implante mediante el procedimiento MIMI®-Flapless. Desde 1997 el desarrollador del sistema de implantes Champions y presidente de la Asociación de dentistas de prácticas innovadoras VIP-ZM (en alemán «Vereins der innovativ- praktizierenden Zahnmediziner/innen e.V.»), el Dr. Armin Nedjat, ha convertido el procedimiento MIMI®-Flapless en un procedimiento estándar para la implantología.

¿Cuál es el pronóstico de éxito de MIMI®?

El pronóstico de éxito de MIMI®-Flapless es, en caso de indicación y procedimiento correctos, así como de un diseño adecuado de la prótesis, equivalente al MCI, el Método Clásico de Implantación (con incisiones y colgajos estándar), y en la opinión de muchos usuarios de implantes de todo el mundo, incluso mucho más positivo que este último. Las posibilidades de infección se minimizan con la cirugía por laparoscopia. El paciente es lo importante y se le debe informar, por su interés, sobre alternativas (entre otras las del procedimiento convencional), riesgos y costes, y proporcionar una prótesis segura, duradera, óptima y biocompatible. Lo interesante es que sólo con la técnica de implantes MIMI®-Flapless es posible evitar aumentaciones extensas (estructuras óseas). También es posible realizar por ejemplo elevaciones sinusales mediante una técnica especial sobre el diámetro aproximado de 1,3 mm de ancho de la entrada de perforación con el fin de formar aproximadamente 2-3 mm de «hueso en altura». Aunque en ciertos casos tampoco es posible evitar por completo las estructuras óseas. Para un buen diagnóstico y aclaración puede ser necesaria una radiografía tridimensional TVD (Tomografía Volumétrica Digital de baja radiación para el paciente, cuyo coste ronda los 150 euros) antes de la intervención. También se pueden realizar los llamados «implantes asistidos por ordenador» con moldes a través de un diagnóstico realizado con TVD. Y usted como paciente tiene derecho a ser informado detalladamente sobre los riesgos y las alternativas.

¿Es posible renunciar a las estructuras óseas con MIMI®?

No, porque donde no hay suficiente hueso no se puede operar de forma mínimamente invasiva. Pero lo interesante es que sólo con la técnica de implantes MIMI®-Flapless a menudo es posible evitar aumentaciones extensas (estructuras óseas). También es posible realizar por ejemplo elevaciones sinusales mediante una técnica especial sobre el diámetro aproximado de 1,3 mm de ancho de la entrada de perforación con el fin de formar aproximadamente 2-3 mm de «hueso en altura». En cualquier caso debe tomarse nota de que en ciertos casos no es posible evitar por completo las estructuras óseas con el procedimiento MIMI®-Flapless. Para un buen diagnóstico, planificación y aclaración puede ser necesaria una radiografía tridimensional TVD (Tomografía Volumétrica Digital de baja radiación para el paciente cuyo coste es de aprox. 150 euros). Con ayuda de moldes sí se pueden realizar los llamados «implantes asistidos por ordenador». Y usted como paciente tiene derecho a ser informado detalladamente sobre los riesgos y las alternativas.

¿Son los implantes de cerámica adecuados para MIMI®?

El material que ha experimentado un enorme auge durante los últimos años ha sido el zirconio, concretamente el dióxido de zirconio, ZrO2. Aunque hay que ser prudentes: ya en los años 70 existían implantes de cerámica y óxido de aluminio que incluso tras años de estar firmemente anclados se rompían o fracturaban debido a la carga continua sobre el hueso. Y es que debe tenerse en cuenta que al contrario de lo que ocurre con los metales y las aleaciones, con la cerámica hay que ser precavido.
El zirconio pierde la mitad de su resistencia pasados seis años y aún no se tienen experiencias a largo plazo con implantes hechos en zirconio. Por eso recomendamos a muchos colegas que sean prudentes. El titanio estéril de grado 4 es, desde el punto de vista técnico, el material biológico e inmunológico más resistente y estable para implantes dentales (información del 01.03.2011).

Funcionamiento y procedimiento de MIMI®

MIMI®-Flapless está basado en modernos conocimientos sobre fisiología ósea según los cuales el hueso no sólo tolera la compresión, sino que también necesita un «entrenamiento óseo progresivo». Preferiblemente, sin efectuar colgajos sistemáticos de la encía y sin dañar el periostio, se efectúa en el hueso una cavidad con forma algo cónica a través de la que se inserta con fuerza controlada un implante ligeramente cónico con un diámetro mayor. De esta forma el hueso periimplantario se condensa lateralmente y el implante se oseointegra completamente casi desde el inicio.

Estabilidad primaria, restauración y carga inmediata

La llamada «estabilidad primaria» debe considerarse como uno de los criterios de éxito más importantes de un tratamiento con implante. La supraconstrucción debe colocarse, o bien en el período comprendido entre el tercero y el duodécimo día o bien a partir de la 4-8ª semana después de colocar el implante, al menos ferulizado parcialmente, pues el tiempo que va desde la 2ª semana a la 8ª después de la intervención es el más sensible en cuanto a la estabilidad primaria y secundaria de los implantes se refiere.
Una restauración inmediata es, por tanto, siempre posible, mientras que una carga inmediata con prótesis definitiva con varios pilares ferulizados (dientes o implantes) suele ser a menudo posible. No obstante, cada caso concreto debe discutirse con el dentista, el cirujano dentista o la clínica dental. Con los Champions de una pieza, la cavidad dental se restaura inmediatamente y se feruliza eventualmente con los dientes adyacentes, con las superficies laterales internas de las coronas adyacentes, por una duración temporal de al menos ocho semanas y de modo que no exista ningún contacto (tampoco en los movimientos laterales ni frontales). Todo ello con el fin de permitir la transición de la estabilidad primaria a la estabilidad secundaria. Una buena cooperación del paciente es indispensable, sobre todo con los implantes de un único diente e implantes de una pieza (en los que la cabeza sobresale de la encía más de 3 mm).
Generalmente el paciente debería experimentar solamente pequeñas molestias en esas prótesis provisionales: «coma y muerda sólo aquellos alimentos que pueda romper con la lengua». La rotura de una de un diente protésico provisional durante el período comprendido entre la semana 2ª y 8ª tras la intervención podría conllevar la pérdida del implante. Por eso debería tener en consideración la situación y colaborar de forma activa por el éxito del implante.


La prótesis provisional se modela y pega de modo intraoral, sin cemento y temporalmente sólo sobre la corona de zirconio (o también sobre el implante de titanio. Pasadas ocho semanas de «espera» se extrae la prótesis provisional «sin contacto», se toma la impresión y unos pocos días después se cementa la corona definitiva.

¿Por qué es MIMI®-Flapless tan bueno y exitoso, y por qué se sigue desarrollando como el método para implantes preferido?

Porque con él las complicaciones se evitan casi por completo, pues se trabaja prácticamente sin sangrado y protegiendo al máximo los tejidos.


El implante se inserta despacio y con mucho tacto en la estrecha cavidad ósea. Al principio de manera totalmente manual, más tarde controlando el par. Durante este paso del procedimiento MIMI®-Flapless el paciente sentirá una ligera presión en el hueso. La colocación del implante será correcta si al efectuar un sonido de percusión, éste es brillante, lo que dará «luz verde» para decidir si deben cargarse de forma inmediata implantes ferulizados.

Las correspondientes fundas de preparación en cerámica de zirconio se pueden cementar, aunque no son absolutamente necesarias para que un tratamiento MIMI®-Flapless tenga éxito. Durante la misma sesión en la que se colocan cuidadosamente los implantes, éstas permiten a los dentistas compensar las divergencias de inserción por medio de la preparación y una vez realizada la cementación.

Esto siempre ha sido el sueño de todo dentista: que con el implante insertado, el tratamiento posterior prosiga como el de un diente natural. Después de tomar la impresión se procede con la prótesis provisional y a menudo un primer «registro de mordida». Este registro le sirve al laboratorio dental como información para saber cómo muerde el paciente (oclusión).

El protésico dental también considera el muñón en la impresión como si fuera un diente natural, que se vacía con yeso superduro. El límite de preparación puede efectuarse bajo condiciones extremadamente higiénicas y también supragingival (sobre la encía). Los micromovimientos orientados hacia fuera deben quedar (en lo posible) absolutamente excluidos por la prótesis provisional ferulada, lo que obliga al paciente a colaborar de manera activa: no morder ni triturar cosas duras, llevar una higiene bucal escrupulosa, eventualmente con enjuagues de clorhexidina.

Sólo cuatro días después del MIMI®-Flapless se realiza en ese paciente la llamada prueba del armazón. El armazón puede ser de una aleación de metal, aunque debería tener la forma en miniatura de la restauración posterior.

Después del segundo registro de mordida con el armazón sin tensión y pasivo sobre los implantes (en este caso Champions®), pasados otros cuatro días se realiza la inserción definitiva con un cemento convencional de ionómero de vidrio. El alivio de las cúspides-fisuras oclusales excesivas (como ocurre en los jóvenes) deben evitarse por los movimientos laterales crecientes y las fuerzas incisivas.

En la medicina moderna son posibles muchas cosas, pero no todo es necesario ni razonable.